(722) 235 0675 / 508 0980
Facebook Umin
Twitter Umin
YouTube Umin

El Potencial Productivo de las OSC en México, para el Desarrollo Económico y el Bienestar

Existen regulaciones que se han venido institucionalizando para permitir y encauzar la participación de la sociedad civil en áreas productivas, pero no se ha hecho hincapié en el enorme potencial productivo que pueden tener las OSC. Hacen falta más y mejores instrumentos de colaboración entre la sociedad y el gobierno, que les permitan desarrollar todo su potencial productivo, para generar recursos, empleo, innovación y, con ello, bienestar social. La gobernanza puede ser una vía para potencializar mecanismos e instrumentos de participación ciudadana, cuyos alcances y dimensiones se logren a partir de la implementación de políticas públicas incluyentes en materia de desarrollo económico.

A principios de junio de 2016, el presidente de México, Enrique Peña Nieto afirmó que “Hoy contamos con una política social de nueva generación que pone énfasis en incrementar las capacidades productivas de sus beneficiarios”.

La gobernanza puede ser una vía para potencializar mecanismos e instrumentos de participación ciudadana, cuyos alcances y dimensiones, a partir de la implementación de políticas públicas en materia de desarrollo económico, se orienten al desarrollo social local, regional e incluso nacional. Las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) abren amplias posibilidades para su desempeño en proyectos productivos, sin que por ello pierdan su carácter de personas jurídicas sin fines de lucro.

En los últimos años, las administraciones públicas de diferentes niveles de gobierno han venido reconociendo el papel que las OSC pueden desempeñar como corresponsables del desarrollo local y regional. La creación de esquemas institucionalizados de colaboración entre las OSC y los gobiernos para el desarrollo económico podría ser de utilidad para el diseño e implementación de políticas públicas que promuevan la autogestión en las comunidades, la corresponsabilidad en la procuración del bienestar social y, sobre todo, que impulsen el desarrollo local y regional, a través de una vinculación permanente y corresponsable entre gobernantes y gobernados.

1.1 Gobernanza y participación ciudadana

La “democracia participativa” que puede definirse con mayor precisión como un modelo político que facilita a los ciudadanos su capacidad de asociarse y organizarse, de tal modo que puedan ejercer una influencia directa en las decisiones públicas, es decir, en el gobierno. A partir de la organización y el movimiento estudiantil de 1968, en México y el mundo, se formaron diversas organizaciones que, de acuerdo a la investigación de la Comisión de Participación Ciudadana, se “convierten en fuerza política valores e intereses sobre asuntos concretos que se hallan en vías de transformación.”

Gracias a esto, surgen las OSC, es decir, Organizaciones de la Sociedad Civil, cuyos fines pueden ser generales o muy particulares, no persiguen fines de lucro y son ajenas a las ideologías y estructuras partidarias, aunque sus demandas pueden entrar en la agenda de los partidos y los gobiernos. Las Organizaciones de la Sociedad Civil que se han involucrado en temas públicos, de interés nacional o internacional, es decir, impulsan el debate y la participación ciudadana en diversos temas, desde la defensa de los Derechos Humanos hasta la ampliación de los Derechos Políticos.

Uno de los momentos cruciales, que marcaron un antes y después en materia de participación y organización de los ciudadanos, fue en 1985, a partir de los trágicos acontecimientos producidos por el terremoto de ese año. Las consecuencias del sismo rebasaron con mucho la capacidad de atención y respuesta de parte del gobierno.

A partir del año 2000, los gobiernos han tomado la participación ciudadana como uno de los ejes fundamentales en la formulación de sus políticas públicas.

Se han creado instituciones que específicamente atienden parte de la relación con las organizaciones y se han dado funciones específicas a diferentes áreas del gobierno federal y en los gobiernos estatales para encausar la participación ciudadana.

La administración pública argumenta que “Gobernar no alude a lo que la autoridad desea y quiere hacer, sino a la ponderación de realidades, contextos y actores para definir la utilización de los recursos escasos en la vida comunitaria”. Es decir, la reacción de los ciudadanos no es accidental, sino que se inscribe en la lucha por los derechos civiles, políticos y sociales.

La Gobernanza quiere decir justamente la existencia de un proceso de dirección de la sociedad que ya no es equivalente a la sola acción directiva del gobierno, y en el que toman parte otros actores: un proceso directivo post gubernamental de la sociedad. Sin embargo, el gobierno competente es sólo uno de los actores requeridos para una dirección exitosa de la sociedad.

1.2 Participación ciudadana y empresas sociales

Existen dos tipos de empresas; la empresa social y la empresa privada. La empresa privada se reparte entre los socios, dueños o inversores y la empresa social busca ser rentable, generando una contribución a la sociedad y reinvertir sus utilidades sin distribuirlas para beneficio privado. Por ende, la coexistencia y colaboración del gobierno, la iniciativa privada y las empresas sociales pueden dar lugar a mucho más que la creación de empleos.

La idea de potenciar la creación y el alcance de las empresas es mediante la influencia de diversos enfoques del pensamiento científico y del uso que se le ha dado empíricamente. México ha sido uno de los países que al darse cuenta que la democracia representativa no ha podido resolver ciertos problemas relacionados con la legitimidad de la gestión del gobierno, ha optado por incluir mecanismos de participación ciudadana, o bien de democracia (gobierno del pueblo para el pueblo) que recojan el sentir y la aprobación de los ciudadanos en el ejercicio de la administración y las políticas públicas.

La participación ciudadana en la economía ha ido evolucionando las formas en las que puede contribuir a la solución de problemáticas económicas y ampliando la participación de los ciudadanos más allá de la beneficencia o el asistencialismo.

Las OSC y el sector privado diseñan y ejecutan políticas públicas, es decir, pueden fungir de manera auxiliar en planeación y ejecución, a través de mecanismos de participación ciudadana debidamente reglamentados.


#‎BlogUMINmx#‎UMINmx‬ ‬ #SoyUMINmx
“Gobernanza Y Empresas Sociales: El Potencial Productivo De Las Osc En México, Para El Desarrollo Económico Y El Bienestar.” Marcos Pineda Godoy. (2016, Agosto 10).

Descargar articulo en PDF: ciudadaniactiva.org

Tópicos

Archivo

Los Mas Populares